Las villas: Villa Valmarana ai nani e Villa Almerico Capra detta la Rotonda

A los pies de la colina de Monte Berico en las cercanias de Vicenza se abre el encanto de una oasis de paz y de naturaleza donde destaca la belleza de unas villas venecianas más hermosas de la regiòn Veneto: Villa Valmarana ai Nani y Villa Almerico Capra conocida como La Rotonda. Estas suntuosas residencias son una excepción en el panorama de las villas venecianas ya que no están directamente vinculadas a una area agrícola porque fueron construidas como residencias de campo para el descanso y la diversión de dos nobles familias.

Villa Valmarana ai Nani se alcanza con un pequeño paseo a lo largo de una estrecha calle situada entre altos muros en los que, de repente, aparecen las estatuas de 17 simpaticos enanitos colocados en el muro que circunda la misma residencia. El aparato decorativo de las estancias internas fue obra maestra realizada por unos de los exponentes más famosos de la pintura del Rococó Giambattista Tiepolo junto a la colaboración de su hijo Giandomenico. Las habitaciones de la villa y de la Foresteria (la casa de huéspedes) representan historias de amor inspiradas en los antiguos poemas épicos y caballerescos del siglo XVI.

A menos de 10 minutos, bajando la colina, se llega a las puertas de Villa Almerico Capra «La Rotonda».

Esta villa es considerada obra maestra de Andrea Palladio uno de los arquitectos renacentistas más relevantes que existieron. El marcado neoclasicismo de esta mansiòn ha tenido, durante los siglos, profunda influencia especialmente en los países anglosajones, incluyendo la Casa Blanca de Washington.

Villa Rotonda fue realizada en perfecta simétrica inspirada al ideal de armonía clásica que el gran arquitecto buscò a lo largo de su carrera artística. Tiene cuatro fachadas idénticas y està dominada por una cúpula central que da nombre a la misma residencia. Los interiores están ricamente pintados con frescos y representan a los dioses del Olimpo para dominar las acciones y emociones de los visitantes.

La visita a las dos villas dura aproximadamente 2 horas y media y es posible combinar la visita (de solo una o ambas las mansiones) tambièn con una ruta del casco antiguo de la ciudad.

TEN CUIDADO: las villas están ubicadas en lugares donde no es posible acceder directamente con el bús turístico: hay que alcanzarlas con un pequeño paseo de unos 15 minutos y se recomiendan zapatos cómodos. Se puede llegar tambèn llegar en coche o en taxi.

Share

You may also like